Dear brothers and sisters in Christ,

For the last three years, our diocese has been engaged in a pastoral planning process to strengthen parish life and revitalize our mission as baptized members of the Body of Christ here in central Minnesota. It’s a process that builds on the dedicated work of the missionaries and immigrant settlers who first planted and nurtured the seeds of faith in our area 150 years ago. And it looks ahead to the next decades as we strive for ever-better ways to proclaim the Good News of Christ and to be wise stewards of our parish resources.

Donald J. Kettler, Bishop of Saint Cloud

I initiated this pastoral planning process for several reasons. The landscape of our diocese is changing. The overall Catholic population of our 16-county diocese has been declining over the last 30 years, and it also has been shifting. Our rural, western counties are shrinking in population, while our eastern counties, closer to the Twin Cities, are growing. We have a growing number of Latino Catholics, many of whom need spiritual and pastoral care in Spanish.

We also have fewer priests than we once did. We project that in about a decade, we will have fewer than 60 priests under age 70 to serve our current 131 parishes. We’re working hard (and I hope you are, too) to cultivate more vocations to the priesthood, but this will continue to be a challenge for the foreseeable future.

I don’t necessarily view these trends in a negative light, and I hope you don’t either. They simply describe the current and future realities that we must address together. Our Church has faced many similar challenges — and certainly more severe ones — during its 2,000-year history. This pastoral planning challenge, in fact, presents us with opportunities to revitalize our faith, make our parishes more vibrant, and strengthen the Church for its mission for many, many years to come.

I have said many times in meetings over the last few years that I didn’t initiate this pastoral planning process simply because we have fewer priests. All of the changes I noted above require us to think about “being Church” in a new way — one in which we rethink our traditional territorial parish structure so that we can be more effective in forming and sustaining disciples given these new realities.

The goal of our process is to maintain a Catholic presence in all areas of our diocese. This includes ensuring that people have access to the Sunday Eucharist — the source and summit of our faith — within a reasonable distance from their homes. At this time, no churches are closing as a result of this process.

So, what does the way forward look like?

Every parish in the Diocese of St. Cloud will be part of an Area Catholic Community comprised of two or more parishes in a given region. There will be 29 ACCs spread throughout the diocese. These ACCs will be different than the “clustering” arrangements many of our parishes are currently a part of. Clustered parishes negotiate Mass times and shared bulletins but often think of themselves as independent from one another.

As part of an ACC, however, parishes will be called to new levels of collaboration and resource-sharing. Pastors will work closely with lay staff, deacons, volunteers and all the baptized from the ACC’s parishes to meet the area’s spiritual and pastoral needs.

Our diocesan planning office and planning council will offer guidelines and suggestions for how ACCs might approach this, but in many ways the ACCs will only be limited by their own creativity. For example, a parish with a vibrant faith formation program or growing social concerns committee might offer this gift to the other parishes of the ACC. Parishes might come together to pay a just and living wage for a shared business manager.

Collaboration, not competition, is the key to the success of this process. Every person serving in a leadership position will need strong, ongoing formation appropriate to her or his role. One recent example of this is the lay leadership formation program in which our Latino brothers and sisters are currently enrolled. The program, which has about 50 people, is run in collaboration with the Institute of Pastoral Leadership at the University of St. Mary of the Lake in the Archdiocese of Chicago. It is preparing future leaders not only for our Latino community, but for our whole diocese.

Everyone has a role in this venture. I am reminded of St. Paul’s words to the Corinthians: “As a body is one though it has many parts, and all the parts of the body, though many, are one body, so also Christ” (1 Corinthians 12:12). Every person in our diocese — from pastors to every  person in the pews — has a part in helping to build strong faith communities that nurture discipleship.

This plan has been finalized after much consultation with our pastors, the planning council and lay leaders, many of whom attended regional and parish meetings about the best way to move forward. I believe this approach will make our parishes stronger and more vibrant; in turn, this makes the Church beyond our parishes stronger and more vibrant. It helps us become a church focused on the mission of Christ, not simply maintenance.

If you haven’t already, you will be hearing more about this pastoral planning process from your pastor and parish. One of the next steps is for each ACC to form a planning council with members commissioned by the pastors of the ACC’s individual parishes. Formation days are planned in April and May for ACC council members to learn more about the vision for moving forward.

If you have any questions, I invite you to contact your pastor or Brenda Kresky, our diocese’s director of pastoral planning, at bkresky@gw.stcdio.org or 320-529-4611.

May the Holy Spirit bless our efforts to renew our mission to be Christ’s heart of mercy, voice of hope and hands of justice, now and far into the future.

Sincerely yours in Christ,

+Donald J. Kettler
Bishop of Saint Cloud

 


 

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Durante los últimos tres años, nuestra diócesis ha participado en un proceso de planificación pastoral para fortalecer la vida parroquial y revitalizar nuestra misión como miembros bautizados del Cuerpo de Cristo aquí en el centro de Minnesota. Es un proceso que se ha basado en el trabajo dedicado de los misioneros y los primeros inmigrantes europeos que plantaron y cultivaron por primera vez las semillas de la fe en nuestra área hace 150 años. Este proceso incluye mirar hacia las próximas décadas a medida que nos esforzamos por encontrar formas cada vez mejores de proclamar la Buena Nueva de Cristo y ser sabios administradores de los recursos de nuestra parroquia.

Inicié este proceso de planificación pastoral por varias razones. El paisaje de nuestra diócesis está cambiando. La población católica en general de nuestra diócesis que se compone de 16 condados, o cabeceras municipales, ha estado disminuyendo en los últimos 50 años y también ha ido cambiando. Nuestros condados rurales y occidentales se están reduciendo en población, mientras que nuestros condados del este, más cercanos a las ciudades gemelas, están creciendo. También tenemos un número creciente de Católicos Latinos, muchos de los cuales necesitan atención espiritual y pastoral en Español.

También tenemos menos sacerdotes de los que una vez tuvimos. Proyectamos que en aproximadamente una década, tendremos menos de 60 sacerdotes menores de 70 años para servir a nuestras 131 parroquias actuales. Estamos trabajando duro (y espero que ustedes también lo estén), para cultivar más vocaciones al sacerdocio, pero esto seguirá siendo un desafío para el previsible futuro y tenemos que tomar esto en consideración para planear.

Donald J. Kettler, Obispo de San Cloud

 

No necesariamente veo estas tendencias desde una perspectiva negativa, y espero que ustedes tampoco lo hagan. Estas circunstancias, simplemente describen la realidad actual y futura que debemos abordar juntos. Nuestra Iglesia ha enfrentado muchos desafíos similares, y ciertamente más severos, durante sus 2,000 años de historia. De hecho, este desafío de planificación pastoral nos presenta oportunidades que pueden revitalizar nuestra fe, hacer que nuestras parroquias sean más vibrantes y fortalecer a la Iglesia en general para su misión durante muchos, muchos años por venir.

He dicho muchas veces en múltiples reuniones en los últimos años que no inicié este proceso de planificación pastoral simplemente porque tenemos menos sacerdotes. Todos los cambios que mencioné anteriormente requieren que pensemos en “ser Iglesia” de una manera nueva, una en la que reconsideremos nuestra estructura territorial y  parroquial  tradicional para que podamos ser más efectivos en la formación y el sostenimiento de discípulos en nuestras realidades actuales y futuras.

El objetivo de nuestro proceso es mantener una presencia Católica en todas las áreas de nuestra diócesis. Esto incluye garantizar que las personas tengan acceso a la Eucaristía Dominical, fuente y cumbre de nuestra fe, a una distancia razonable de sus hogares. En este momento, ninguna parroquia se está cerrando como resultado de este proceso.

Por lo tanto, ¿cómo se ve el camino hacia adelante?

Cada parroquia en la Diócesis de St. Cloud será parte de una Comunidad Católica de Ấrea, (ACCs), por sus iniciales en Inglés, compuesta por dos o más parroquias en una región determinada. Habrá 29 ACCs repartidas por toda la diócesis. Estas ACCs serán diferentes a los acuerdos de “agrupación” de los cuales muchas de nuestras parroquias son actualmente parte. Las parroquias agrupadas negocian los horarios de misa y los boletines compartidos, pero de otro modo pueden considerarse independientes entre sí.

Como parte de una ACCs, se llamará a las parroquias a nuevos niveles de colaboración e intercambio de recursos. Los pastores trabajarán en estrecha colaboración con el personal laico, diáconos, voluntarios y todos los bautizados de las parroquias de ACCs para satisfacer las necesidades pastorales y espirituales del área.

Nuestra oficina de Planificación Diocesana y nuestro Consejo de Planificación ofrecerán pautas y sugerencias sobre cómo las ACCs podrán abordar esto, pero en muchos aspectos las ACCs sólo estarán limitadas por su propia creatividad. Por ejemplo, una parroquia con un vibrante programa de formación en la fe ó un comité de asuntos de justicia social en crecimiento podría ofrecer este don y capacidad a las otras parroquias incluidas en la ACCs. Las parroquias pueden unirse para pagar un salario justo y vital para un  director general parroquial.

La colaboración, no la competencia, es la clave del éxito de este proceso. Lo mismo sucederá con cada persona que sirva en una posición de liderazgo que recibe una formación sólida y continua adecuada a su rol. Un ejemplo reciente de ésta formación de la cual podemos sentirnos muy orgullosos es el programa de formación de liderazgo laico en el que nuestros hermanos y hermanas Latinos están actualmente inscritos. El programa, que cuenta con aproximadamente 50 personas, se lleva a cabo en colaboración con el Instituto de Liderazgo Pastoral de la Universidad de Santa María del Lago en la Arquidiócesis de Chicago. Este programa está preparando a los futuros líderes no solo para nuestra comunidad Latina, sino para toda nuestra diócesis.

Todo el mundo tiene un papel en esta iglesia. Me acuerdo de las palabras de San Pablo a los Corintios: “Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo, así también sucede con Cristo” (1 Corintios 12:12). Cada persona en nuestra diócesis, desde los pastores hasta las personas sentadas en los bancos de la iglesia, tienen una parte en ayudar a construir comunidades de fe fuertes que fomenten el discipulado.

Este plan se ha finalizado luego de muchas consultas con nuestros pastores, el consejo de planificación y los líderes laicos, muchos de los cuales asistieron a reuniones regionales y parroquiales sobre la mejor manera de avanzar. Creo que este enfoque hará que nuestras parroquias sean más fuertes y más vibrantes; a su vez, esto hace que la Iglesia más allá de nuestras parroquias sea más fuerte y más vibrante. Nos ayuda a convertirnos en una iglesia enfocada en la misión de Cristo, no simplemente en el mantenimiento.

Si aún no han escuchado, muy pronto escucharán más sobre este proceso de planificación pastoral por parte de su pastor y que afectará a su parroquia. Uno de los siguientes pasos es que cada ACC forme un consejo de planificación con miembros comisionados por los pastores de las parroquias individuales del ACC’s. Se planean días de formación en Abril y Mayo para que los miembros del consejo de ACCs aprendan más sobre la visión y como avanzar.

Si tienen alguna pregunta, los invito a ponerse en contacto con su pastor o Brenda Kresky, la directora de Planificación Pastoral de nuestra diócesis, en bkresky@gw.stcdio.org o 320-529-4611.

Que el Espíritu Santo bendiga nuestros esfuerzos para renovar nuestra misión de ser el corazón de misericordia, voz de esperanza y manos de justicia de Cristo, ahora y en el futuro.

Sinceramente suyo en Cristo,

+ Donald J. Kettler
Obispo de San Cloud